Educación

La situación de la educación era bastante deficiente durante la época previa a la Revolución, nunca gozó de amplios recursos y aunque se instauró un sistema de educación primaria pública, gratuita y obligatoria, en 1953, con una población de 6,5 millones de habitantes, había en Cuba medio millón de niños sin escuelas, un millón de analfabetos, una enseñanza primaria que llegaba sólo a la mitad de la población escolar, una enseñanza media y superior que llegaba sólo a la población urbana y 10 mil maestros sin trabajo. Hacia diciembre de 1959, con el Triunfo de la Revolución, se construyeron aproximadamente 10.000 nuevas aulas y la escolarización se elevó a casi el 90% en las edades de 6 a 12 años. Se convirtieron en escuelas más de 69 instalaciones militares de la Dictadura recientemente derrocada, con una capacidad de 40.000 alumnos.

En la actualidad la educación en Cuba es íntegramente estatal y se organiza mediante el Sistema Nacional de Educación el que está concebido como un conjunto articulado de niveles educativos y tipos de enseñanza. El Nivel Primario agrupa la educación preescolar y primaria. El Nivel Secundario incluye la secundaria básica, la educación preuniversitaria y la enseñanza técnica y profesional. En el Nivel Terciario se inscribe la educación superior. Esta estructura está presente en todo el país, permitiendo el flujo y la articulación de todos los estudiantes en forma continua de unos niveles a otros.

En un estudio internacional sobre la educación primaria efectuado en 2008, patrocinado por la UNESCO,  muestra que Cuba obtuvo los mejores resultados entre los 12 países del área en que se realizó, mostrando la elevada tasa de escolarización neta con la que cuenta el país, que alcanza casi al 100% del alumnado, y la escasez de estudiantes que repiten curso.

En el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, Cuba obtiene, un 0.780, ocupando el lugar 67 y lo sitúa entre los países de Desarrollo Humano Alto.

El 85.2% de la población en edad laboral tiene nivel medio superior, y el 30% son profesionales y técnicos, lo que permite altos grados de profesionalidad y fáciles índices de reorientación.

De igual manera, como promedio el nivel escolar promedio de la población cubana es de 9 grados, que en comparación con la mayoría de los países de la región se puede afirmar que se trata de una población instruida con muy bajo índice de analfabetismo.