Salud

El sistema de salud cubano es universal, gratuito y accesible a todos los ciudadanos, lo cual se manifiesta en su red de unidades asistenciales en el territorio nacional y su sistema de primer, segundo y tercer nivel de atención médica a través de los diferentes programas priorizados, en cuyo centro de interés sitúan por igual el cuidado del niño, la madre, la mujer y el adulto mayor, así como la prevención y control de las enfermedades transmisibles y no transmisibles que puedan afectar a los cubanos.

Su acción se basa en el modelo de medicina familiar y en la garantía de accesibilidad a los servicios de salud de manera universal y gratuita, partiendo de los principios y características sostenidos por la Salud Pública Cubana durante más de 50 años. Ofrece los adelantos de la ciencia y la técnica de que dispone el país, sin distinción de política, raza o religión. Igualmente se asienta sobre bases jurídicas. El Sistema Nacional de Salud se rige según su estructura jerárquico administrativa territorial. El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), organismo rector del Sistema Nacional de Salud, dispone de una estructura funcional y es el encargado de dirigir, ejecutar y controlar la política del Estado y del Gobierno en cuanto a la Salud Pública y el desarrollo de las Ciencias Médicas.

Los logros de Cuba en el campo de la Salud Pública, acumulados en los últimos 50 años, se comparan con los alcanzados por países más desarrollados. Un camino largo, empedrado de obstáculos en sus inicios, desembocó en su actual Sistema Nacional de Salud. La Salud Pública en Cuba ha tenido cuatro etapas o momentos trascendentales:

  1. En la primera etapa de la República la situación sanitaria hasta los años 50 fue más que precaria. Los índices de mortalidad infantil se estimaban por encima de 60 por mil nacidos vivos, pero la realidad superaba ese sombrío cuadro. Pocos recursos destinaban las autoridades a los servicios de salud. Los hospitales para la población eran pocos y la atención médica no llegaba a muchas localidades rurales. A partir de la década del 60 tiene lugar un proceso de renovación en el sector de la salud, sin precedentes en el país.
  2. Una segunda etapa en la situación sanitaria se registra al asumir el poder el gobierno revolucionario el 1ro. de enero de 1959 que tuvo entre las primeras prioridades a la salud pública, cumpliendo así el Programa del Moncada. Para ello diseñó e implementó el Sistema Nacional de Salud a pesar del éxodo de médicos, y la formación de nuevas generaciones de profesionales encargados de comenzar así a cambiar el panorama nacional en materia asistencial y preventiva. Otra tarea fue fomentar la industria médico farmacéutica y más tarde la biotecnología en función de la salud.
  3. Una tercera etapa se desarrolló en la década del 80 y consistió en la organización de los servicios de salud para todos los cubanos y la aplicación de la medicina comunitaria, cuya máxima expresión es el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, lo que permitió resistir el impacto del bloqueo económico de Estados Unidos y de la destrucción del campo socialista que repercutió críticamente en la economía cubana y en la gestión del Sistema de Salud a pesar de la voluntad política de sostener su vitalidad, sus logros e indicadores.
  4. Una última etapa de perfeccionamiento del Sistema Nacional de Salud se define en entre el año 1996 y el año 2000. Esta etapa se caracteriza por la presencia de una franca recuperación económica del país, para lo cual se han organizado y rediseñado las estrategias de la salud, fortaleciendo sus principios y características. Cada una de las décadas transcurridas desde el triunfo revolucionario en Cuba caracterizó al Sistema de Salud, por su constante renovación, lo que le ha permitido mantener su vigencia y desarrollo.

Entre 1980 y 1985, se fundaron instituciones como el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el Centro Nacional de Investigaciones Científicas, el Cardiocentro de Cirugía Infantil William Soler (mayor del mundo), el Centro de Inmunoensayo y el Centro de Trasplantes y Regeneración del Sistema Nervioso. Se logró crear un equipo de resonancia magnética con sistema Evalimage para la visualización y análisis termográfico de imágenes y el bisturí láser cubano. En Cuba se comenzaron a realizar trasplantes de riñón, hígado, corazón y corazón-pulmón. También se efectuaron aportes a la medicina como la vacuna contra la meningitis meningocócica, el interferón alfa leucocitario humano, el descubrimiento de una sustancia que cura el vitíligo y la obtención del factor de crecimiento epidérmico.

Entre los productos propios, figuran:

  • Interferón: es uno de los sólo seis países del mundo que lo producen.
  • Factor de crecimiento epidérmico: crema cicatrizante contra las quemaduras.
  • Vacuna contra la hepatitis B.
  • Vacuna antimeningocócica tipo B (único país productor).
  • Estreptoquinasa recombinante, un medicamento de acción contra el infarto del miocardio.
  • También se elaboran medicamentos contra el trombo- embolismo, problemas en el sistema inmunitario, hipertensión, colesterol y algunas formas de cáncer.
  • Vacuna Pentavalente: es además de Francia el único país que la produce.
  • Citoprot P: medicamento que es capaz de curar las úlceras del pie diabético.
  • PPG (derivado de la caña de azúcar) usado para la hipercolesteronemia.

Dado el alto nivel alcanzado en la atención de salud, En Cuba se ha creado un Clínica Internacional que junto a otras organizaciones del Ministerio de Salud Pública brindan servicios médicos especializados a extranjeros interesados en recibir una atención médica de calidad.